Valorar el tiempo tan “asquerosamente” preciado que tenemos